Gestión de redes sociales en la empresa

Las redes sociales son uno de los temas más candentes dentro del marketing digital, llevan siéndolo varios años. Primero, por la novedad. Después, por la oportunidad. ¿Hoy? Porque siguen creciendo y diversificándose. Pero algo no funciona, cada vez más empresas se dan cuenta de que la gestión de redes sociales se les resiste.

Se habla mucho del potencial de las redes sociales pero pocos cuentan la verdad. Y es que casi todo el mundo pierde tiempo y dinero en ellas. Una cosa es estar y otra hacer negocio. Una cosa es dedicar dos horas a la semana y otra el coste de oportunidad de esas dos horas… ¿No hubieses ganado más dinero si los hubieses dedicado a actividad comercial? ¿Esa persona que está Twitteado no sería mejor que llamase a los clientes y preguntase “¿qué tal, cómo podemos mejorar?”.

Hoy hablaremos de redes sociales en la empresa.

¿Por qué es importante la gestión de redes sociales?

El 95% de las empresas utiliza las redes sociales, pero apenas un 12% lo hace de forma eficaz. Aun menos son las que logran rentabilizar el tiempo dedicado.

12
  • Las grandes empresas cada vez dedican más recursos a atraer y captar a los denominados “influencers”, personas capaces captar la atención de miles o millones de personas.
    Captura

  • La prescripción de productos en redes sociales es hasta tres veces más eficaz que la publicidad: las personas confían en las opiniones de otras personas.

    • 300%

Las redes sociales son un extraordinario canal de comunicación, nadie lo duda. Pueden ser un buen canal de ventas si tu producto o servicio se presta a ello, y lo haces bien. También es un canal ideal para gestionar la relación y atención al cliente, obtener feedback y lograr la máxima de la transformación digital: que el cliente trabaje para ti, gratis (por ejemplo, presentándose voluntario para probar la versión beta -léase, inacabada– de tu último producto o servicio).

Sin embargo, las redes sociales mal gestionadas son una extraordinaria forma de perder tiempo y dinero. Son entretenidas y enganchan, un imán para la vanidad, se cuentan por miles las empresas que “están por estar” en una o varias redes sin saber muy bien por qué, y siguen en ellas pensando que “obtener Me Gusta en Facebook es un fin en sí mismo”.

Si estás en redes sociales, que sea para crear o fortalecer tu marca. Que sea para ahorrar costes de atención al cliente. Que sea porque encaja en un plan de marketing. Que sea porque es la forma más rápida de atajar una crisis de reputación online.

Pero no estés por estar. No estés sin medir el esfuerzo en tiempo de tu gente ni los resultados económicos que entran de vuelta.

Author's imageFernando ManeroDirector de Alkeno

Fallos comunes que no debes cometer

Además de estar por estar, a lo loco, sin estrategia ni plan (que es el fallo más común con diferencia), hay muchos otros que vigilar. Mi favorito es menospreciar la responsabilidad que supone llevar las redes sociales. Una forma rápida de fracasar en redes sociales y poner en serio peligro tu marca y su reputación es contratar un becario sin experiencia ni formación formal en gestión de negocios online y nombrarle community manager. Como todo en el mundo de Internet: o te lo tomas en serio o mejor dejarlo para más adelante, no vaya a ser peor el remedio que la enfermedad.
Otro de los errores más frecuentes es no entender la diversidad inherente a las redes sociales. Hacer como que todas son iguales y que, por tanto, se gestionan de forma idéntica. Si nos diesen un euro por cada empresa que publica exactamente lo mismo en varias redes sociales seríamos ricos, cuando esto no tiene sentido ninguno (¿acaso se parecen en algo?). Guía rápida: Facebook es entretenimiento, Twitter inmediatez.
Otro muy frecuente es olvidar el long tail e ir a lo conocido, a pelear donde están todos porque es más fácil copiarles que arriesgarse a ser original. Facebook y Twitter son los sospechosos habituales, pero hay vida mucho más allá…

  • LinkedIn: el punto de reunión de los profesionales con algo que contar y ganas de que les vean
  • Instagram: donde reina la juventud, con sus fotos casuales, su moda y estilo de vida
  • Flickr: un lugar donde la fotografía es más que una profesión, un arte
  • Pinterest: la referencia de manitas, coleccionistas, cocineros y fans del hazlo tú mismo
  • Youtube: el mayor canal de comunicación del mundo es también una potente red social
  • WhatsApp: todo el mundo la tiene en su bolsillo, repito, todo el mundo
  • Pokémon Go: ya hablamos del gran fenómeno digital y social del año
  • Tinder: imposible de describir en un blog para todos los públicos

¡Y decenas más! Existe una red social para cada colectivo mayoritario, y minoritario: busca a tu cliente y acércate a él. Haz cosas diferentes, siempre con la idea clara de ayudarle en su día a día, de hacerle sentir parte de una comunidad en la que su aportación es útil.

¿Fácil, difícil…? Depende. Si eres una marca de moda juvenil mal tienes que hacerlo para no conseguir resultados (ojo, que no ser rentable), si ofreces servicios altamente especializados lo tendrás más complicado… ¡La vida es así!

gestion-de-redes-sociales-empresa-elrubius-fanta

ElRubiusOMG, famoso Youtuber, logra que sus vídeos los vean millones de personas. Fanta no perdió la oportunidad de utilizarle como reclamo para su público de perfil más joven y gamberro.

Cómo gestionar las redes sociales en tres pasos

 

  • Auditar

    Revisa la actividad en redes sociales, utiliza la analítica propia de cada red y saca conclusiones. Destaca lo trivial, profundiza: ¿Qué ha funcionado y qué no, por qué? ¿Cuánto tiempo se ha dedicado? ¿Se puede atribuir alguna ganancia o ahorro real a dicho esfuerzo?

  • Pensar

    Toma los resultados de la auditoría y mira la competencia. ¿Tiene sentido seguir? Márcate unos objetivos y una estrategia. Traza un plan de ejecución claro y concreto (formación, plan de publicación, responsables, guías de estilo, etc.).

  • Ejecutar

    Pon en marcha el plan, y síguelo semanalmente (si creas un cuadro de mando sencillo, mejor). Adáptalo a las lecciones de cada día. Ajusta y reparte la carga de trabajo adecuadamente, y forma al equipo si detectas debilidades. ¡Y vuelve a empezar! Esto es un ciclo de mejora continua.

Desde Alkeno te ofrecemos la posibilidad de asesorarte puntualmente en cualquiera de estos pasos, acompañarte en el camino de varios meses hasta que seas capaz de gestionar las redes sociales de forma totalmente eficaz, o formar a tu equipo en los aspectos que sean necesarios. Si te parece interesante, consulta sin compromiso.