Gestión de Proyectos Digitales

  • ¿Necesitas un gestor de proyectos digitales?

    Cuando una empresa se plantea realizar un proyecto digital, sea con personal interno o con un proveedor externo, no suele prever el volumen de trabajo de gestión de proyectos altamente especializado que será necesario. Por lo general se infravalora, lo que casi siempre termina arrastrando el proyecto a una espiral de sobrecostes, retrasos, frustraciones e indeseadas dependencias con proveedores.

    La mala o nula gestión de los proyectos digitales es la causante de la mayor parte de los problemas de informática (IT). Y las malas experiencias anteriores son el principal el motivo por el cual muchas empresas prefieran quedarse como están a atreverse a una transformación digital que podría suponer la revolución de su negocio.

    Antes de llegar a esa situación, o si ya se está en medio y se necesita salir de ella, es imprescindible contar con un gestor de proyectos digitales experimentado: uno que conozca el lenguaje técnico de los proveedores, domine las metodologías de gestión y tenga experiencia práctica en sacar proyectos adelante.

    La ciencia y el arte de la gestión de proyectos

    La gestión de proyectos (la dirección de proyectos, mejor dicho) tiene mucho de ciencia, pero también de arte.

    Es ciencia porque tiene un lenguaje propio, unas mejores prácticas normalizadas (el PMBOK®) y multitud de variantes de cómo ponerlo en práctica (como SCRUM) que han de equilibrarse de forma adecuada para conseguir resultados respetando plazos, alcances y presupuestos. Pero también es un arte: exige involucrar a las personas, encontrar equilibrios entre intereses contrapuestos, dominar la comunicación y la gestión del cambio. Impulsarse en el liderazgo y no en la jerarquía.

    Lograrlo es complicado y requiere tener muchos conocimientos, pero también experiencia práctica sobre el terreno.

  • ¿Cómo funciona?

    • Definición: entenderemos la organización y sus necesidades para evaluar los requerimientos y tener una idea clara de la solución tecnológica más adecuada.
    • Dirección del proyecto: ejecutaremos los trabajos, que dependerán en gran medida del tipo de proyecto y de la fase del mismo en la que nos incorporemos. Incorpora las tareas de control y seguimiento que se fijen.
    • Lecciones aprendidas: como cierre de cada proyecto se lleva a cabo un análisis de los aciertos y errores para no repetirlos en el futuro.