Gamification MOOC

Recientemente mi interés por una tendencia en alza, la gamification, se juntó con la curiosidad de probar un MOOC (Curso Online Masivo y Abierto). ¿El resultado? Realicé el MOOC de Gamification de Coursera.

Recientemente publiqué el estudio Cursos Online Masivos y Abiertos. Si no lo has hecho ya, recomiendo su lectura puesto que introduce el concepto de MOOC, explica la plataforma Coursera, etc.

Intentaré hacer un análisis pormenorizado del curso para transmitir de qué se trata, cómo se articula y qué se puede esperar del mismo, así como reflexionar un poco sobre el potencial de este formato educativo tan novedoso.

Gamification MOOC: ¿dónde me estoy metiendo?

La gamification no es nueva, pero está de moda: tiene evangelizadores, detractores y hasta congresos mundiales. Se podría definir como «la utilización de elementos y mecánicas tradicionalmente asociados con los juegos como herramientas para potenciar la motivación en entornos de no-juego», aunque no profundizaré más en esta ocasión.

El curso de gamification de Coursera es uno de los más seguidos que existen. En su última edición compartí la experiencia con más de sesenta mil alumnos de todo el mundo. Pese a hacer honor al término «masivo» la sensación percibida no es muy diferente a la de cualquier otra formación online (una muy cuidada y con unos foros de discusión muy activos, pero no especialmente revolucionaria).

El curso proclama tener nivel universitario. Así dicho puede parecer una afirmación un tanto vacía… y lo es, no significa nada. El curso resulta sencillo y no requiere formación previa, aunque según el perfil y necesidades de cada uno la participación puede enfocarse de varias maneras (disculpen los nombres de los niveles: están gamificados).

  • Nivel 1: «Quiero creer». Si lo único que se busca es aprender de gamification se trata de un curso entretenido y ligero. No es necesario saber inglés (los vídeos están subtitulados en español) y con dos horas de trabajo por semana estaremos servidos.
  • Nivel 2: «Play the game». Si quieres aprovechar el curso, obtener el Certificate of Accomplishment (sin valor probatorio) o el Signature Track (certificado con valor probatorio, de pago) será necesario dedicar entre cuatro y seis horas semanales: dos para ver los vídeos y entre dos y cuatro para realizar los cuestionarios, redactar los trabajos propios y corregir los ajenos. Imprescindible tener un nivel decente de inglés en lectura y escritura.
  • Nivel 3: «Game master». Sacar todo el provecho al curso es casi imposible: hay foros de debate con cientos de aportaciones diarias en los que se debate de todo (caso prácticos, proyectos personales, enlaces útiles…), existe una Wiki colaborativa que se construye poco a poco por voluntarios, no hay límite en el número de compañeros a los que se puede evaluar… Digamos que hay  material suficiente para absorber todas las horas que puedas echarle.

El curso está amparado por el The Wharton School de la Universidad de Pensilvania y su docente es el profesor Kevin Werbach, coautor del libro «For the Win: How Game Thinking Can Revolutionize Your Business» y líder de una pequeña legión de más de 17.000 seguidores en Twitter. Cabe destacar que dicho libro es la única publicidad que hay en todo el curso y el profesor Werbach tiene la decencia de hacerle promoción muy pocas veces: apenas al principio y ya finalizando el curso. Teniendo en cuenta que es muy barato en formato digital (menos de 5€ en iTunes), que es una referencia obligada en el mundillo y que el MOOC es totalmente gratis, me parece una compra obligada.

Organización del MOOC

El curso de gamification se estructura en 12 unidades didácticas que se desarrollan durante mes y medio, a razón de dos por semana. Cada unidad incluye:

  • Video lectures. La parte docente de la unidad, en la que el profesor Werbach nos explica los conceptos en vídeos de corta duración (unos 10 minutos cada uno, alrededor de hora en total por unidad). En algunos casos incluyen preguntas sorpresa que detienen la narración y obligan a demostrar que se ha estado atento a la clase.
  • Optional materials. Material adicional, no obligatorio, que permite ampliar los conocimientos más allá de los vídeos. Son variados y abarcan desde charlas de TED hasta estudios científicos, pasando por casos y experiencias reales.

Las actividades de evaluación son bastante peculiares y requieren una explicación cuidadosa.

  • Homework Quiz. Cuatro cuestionarios, uno por cada una de las primeras 4 semanas del curso en formato de respuesta múltiple (cuatro opciones, sólo una correcta, no resta el error). Están bien planteados, tienen una dificultad ajustada que va en aumento. Aprobar es fácil, sacar nota requiere conocer muy bien el material. Se puntúan con 35 puntos en total (5+10+10+10).
  • Final Exam. El quinto y último cuestionario, igual a los anteriores en su mecánica pero bastante más complicado. Tiene una puntuación de 30 puntos.
  • Written Assignment. Tres trabajos por escrito de carácter práctico que obligan a utilizar todos los conocimientos acumulados. Se vuelven más largos y complejos con el tiempo (300, 500 y 1.500 palabras). Cada alumno debe, además, evaluar el trabajo de al menos otros tres alumnos siguiendo unos criterios cuantitativos y cualitativos. En total aportan 35 puntos (5+10+20).

Cabe destacar la exigencia con los plazos, para ser un curso online no hay apenas flexibilidad o permisividad: realizar un cuestionario un día tarde penaliza en nota un 50%, dos días tarde implica un 0 independientemente de la nota obtenida. Esto es una consecuencia de ser gratuito y masivo: Coursera no ofrece margen a quejas, casos particulares o consideraciones, ni siquiera cuando el fallo es atribuible a ellos.

De los mecanismos de evaluación resta comentar el Coursera Honor Code: la política de la plataforma respecto al plagio, que insta a los alumnos investigar los trabajos que revisen y a asignar un 0 en caso de que no sea original. Muy razonable y muy anglosajón, daría para un estudio sociológico completo sobre como los americanos se toman más en serio el plagio en un curso online y gratuito que muchas universidades españolas en sus grados y postgrados oficiales.

Desarrollo de las clases

No puedo compartir el contenido de las clases por motivos evidentes, pero existe un vídeo introductorio públicamente disponible en Youtube, lo comparto a continuación para que se puedan hacer una idea del formato.

El concepto se transmite bastante bien: un escenario familiar (un despacho) y el profesor dirigiéndose al alumno directamente de forma amena. La actuación en este vídeo en particular no está muy lograda (se nota que fue uno de los primeros vídeos en grabarse, al profesor se le ve muy rígido, apenas parpadea para poder seguir el texto…). No es representativo del resultado final: los vídeos del curso están mucho mejor interpretados y resultan mucho más naturales.

Puesto que sí se me permite compartir capturas de pantalla (a través del fair use y gracias a la autorización directa del autor, al que pregunté en los foros), incluyo algunas para transmitir mejor la idea de lo que es la experiencia de realizar el curso:

El profesor Werbach durante la primera clase del MOOC

El profesor Werbach durante la primera clase del MOOC. Pulsa para ver en la resolución original.

Por supuesto, la mayor parte del tiempo de la clase no se dedica a mirar al profesor a la cara. En cuanto empieza la clase se cambia a un formato mucho más didáctico, en el que toman protagonismo las transparencias y la pizarra virtual:

El desarrollo de la clase con transparencias y pizarra virtual

El desarrollo de la clase con transparencias y pizarra virtual. Pulsa para ver en la resolución original.

Durante el desarrollo de las clases, la utilización del reproductor HTML5 permite algunas características avanzadas como las preguntas sorpresas (la reproducción se detiene en un momento clave para lanzar al alumno una pregunta):

Reproductor detenido con una pregunta

Reproductor detenido con una pregunta. Pulsa para ver en la resolución original.

Aspectos técnicos

La calidad de los vídeos sorprende, especialmente cuando se considera que el curso es totalmente gratuito. Han sido realizados expresamente por el profesor Werbach (no es una clase grabada) y se sitúan cómodamente en un nivel que podríamos denominar «semiprofesional».

El mismo profesor habló de la producción en los foros, indicando que utilizó Screenflow para la captura y montaje, PowerPoint para las diapositivas y Omnidazzle para las anotaciones en tiempo real. Apenas hay información respecto al hardware, limitándose a indicar que utilizó una tableta digitalizadora Wacom, sin especificar modelo. Teniendo en cuenta que Screenflow es un software exclusivo para Mac, y que no parece que haya dispositivos de captura adicionales, probablemente todo lo haya llevado a cabo desde su despacho en un iMac o MacBook (aunque esto último no está confirmado).

Los vídeos están codificados siguiendo el estándar H.264/MPEG-4 AVC, a 30 cuadros por segundo con una resolución de 960×540 y un espacio de color 4:2:0 YUV. El sonido es estéreo, 44,1kHz y el codec AAC. Se trata de una elección muy sensata en todos los sentidos:

  • El estándar H.264 en su perfil base se reproduce en cualquier ordenador actual, se puede empotrar en la web de forma nativa con navegadores HTML5 y se descodificar por hardware en cualquier móvil o tableta reciente.
  • La tasa de cuadros es la que tiene que ser: ofrece suavidad suficiente y se sincroniza perfectamente con la mayoría de pantallas (que operan en la mayoría de los casos en múltiplos de 60Hz).
  • La resolución sigue el formato 16:9 estándar y es más que suficiente para ver con detalle la clase y su contenido, pese a no alcanzar el nivel mínimo de la alta definición (falta un 25% en cada eje para llegar a 720p).
  • El espacio de color está muy comprimido, sin apenas impacto real en la calidad.
  • El audio cumple y, lo más importante, está grabado con claridad y sin ruido de fondo.

Se trata de un compromiso acertado entre calidad y tamaño del fichero: el detalle es más que suficiente para ver al profesor y el material, logrando que cada fragmento de 10 minutos ocupe unos 17MB de media. Lógicamente, si los descargamos y los visualizamos a pantalla completa el resultado no impresiona, pero entendamos que son vídeos diseñados para visualizarse en un navegador web (o en un móvil, en muchos casos, dónde también es importante no abusar del consumo de datos).

Esta clase de compromiso también es importante para minimizar el impacto en la plataforma: decenas de miles de personas descargando más de 11 horas de vídeo (1,14 GB) suponen una carga considerable. Afortunadamente para Coursera, las estadísticas de inscritos no pintan una imagen representativa del uso real, como veremos a continuación.

Las estadísticas

El propio profesor se encargó de generar un vídeo a la finalización de cada edición del curso, y de colgarlo en abierto en Youtube (resumen de la primera edición y de la segunda edición). Los recomiendo porque incluye estadísticas muy detalladas de la experiencia formativa, algunas de las cuales las expongo aquí:

  • El curso original recibió 81.600 inscripciones, de los cuales 8.280 superaron una nota del 70% y recibieron el certificado de finalización.
  • En la segunda edición cuenta con estadísticas más completas: fueron 66.400 los inscritos y 5.592 los que obtuvieron el certificado (cifras impresionantes, aunque algo inferiores). Los participantes se distribuyen en 145 países, con una media de edad de 33 años. En el 77% de los casos ya habían terminado sus estudios y el 80% aseguró tener un nivel de estudios de grado universitario o superior (4 años o más).

El análisis de las cifras es realmente revelador: miles de personas se involucran y estudian esta clase de cursos, llegando hasta su finalización. Es conveniente señalar que estamos hablando de un «MOOC súper-estrella», de los más importantes que existen y aunque no son extrapolables, las cifras dan una idea del potencial de un formato que todavía está en sus etapas iniciales.

El análisis gráfico resulta mucho más representativo:

Estadísticas de la segunda edición

Estadísticas de la segunda edición. Pulsa para ver en la resolución original.

El profesor Werbach ofrece cuatro gráficas diferenciadas que representan la evolución del número de participantes en función de los hitos del curso: la azul representa el total de inscritos en el MOOC, la roja representa los inscritos que llegaron a ver al menos un vídeo, la verde aquellos que llegaron al primer cuestionario y la violeta sólo los que llegaron hasta el primer trabajo por escrito.

Las caídas más espectaculares se dan al principio: un 48% de los inscritos no llegan a visualizar ningún vídeo y un 26% lo superan pero abandonan tras el primer examen. Esta realidad es perfectamente razonable: se trata de un curso online sin barrera de entrada, es de esperar que muchos se matriculen por curiosidad o sin considerar el nivel de trabajo que el curso va a suponer.

Yo en particular considero que la gráfica verde es la más representativa como «línea base de personas involucradas en el curso» (un 26% de los inscritos). Aquellos que no llegan a ver un vídeo ni a intentar el primer examen no parecen tener intención de hacer el curso y no los contabilizo (son los que se apuntan porque es gratis o sin tener muy claro dónde se meten). Por otro lado, si alguien llega a realizar el primer examen se puede considerar como involucrado: va a por el curso, aunque luego por los motivos que sea puede abandonar.

En este escenario se observan resultados significativos: un 32% de los que realizan el primer examen terminan sacando una nota superior al 7/10 y recibiendo un certificado. Un factor a tener en cuenta es que el curso no es difícil, pero aun así es un resultado muy destacable para ser un curso online y demuestra el nivel de implicación altísimo por parte de los participantes.

Hay que tener en cuenta, además, que el hito final tiene truco: aprobar el curso el fácil pero obtener el certificado no lo es: los exámenes y tareas tienen penalizaciones muy severas (basta no poder realizar un sólo examen a tiempo para tener un 0 que destroce la media). Resulta razonable, por tanto, ir al hito anterior y considerar que un 41% de los que realizan el primer examen realizan el curso íntegramente y con aprovechamiento.

¿Y el dinero?

Según las estadísticas la segunda edición del curso atrajo 2.189 matriculaciones de Signature Track (un 3,29% de los inscritos) . Estos supusieron unos ingresos a Coursera de $85.371 según precio actual listado ($39). Cabe destacar que la primera edición no contó con dicha opción puesto que Signature Track se introdujo en enero de 2013.

Sin tener conocimiento de los posibles acuerdos entre Coursera y la Universidad de Pensilvania, los ingresos han sido de unos 65.500€ al cambio… muy poco si se tienen en cuenta la inversión y los costes: amortización de la plataforma, costes de servidores y ancho de banda, elaboración del curso, seguimiento por parte del profesor y otros ayudantes, soporte técnico… e impuestos.

Parece que Coursera no ha superado todavía la barrera de la «Startup tecnológica masiva online»: crecimiento extraordinario, millones de usuarios y falta de un mecanismo claro de monetización. Les queda mucho por recorrer y experimentar.

Conclusiones

Por lo que a mi respecta el curso ha sido un éxito. He aprendido muchísimo, tanto de gamification como de mecanismos de formación online. Conocimientos que sin duda me serán muy útiles de ahora en adelante.

Respecto al curso en sí mismo, me parece un éxito rotundo. Que un profesor a través de un único curso de nivel universitario, desarrollado a lo largo de seis semanas, sea capaz de formar a miles de personas impresiona. Que sea a coste cero para el alumno y que sólo requiera una conexión a Internet es un hito de la Educación. Es un paso gigante hacia la democratización del conocimiento, y no me cuesta imaginar que de aquí a pocos años el panorama educativo cambie por completo: si antes tener una formación universitaria era un lujo, en una década podrá estar al alcance de muchísimos.

La gamification y la formación masiva online han llegado para quedarse. Estaremos al tanto de sus novedades.

About the Author

Fernando Manero

Consultor freelance especializado en estrategia y tecnología.

  1. Gracias por el trabajo y tiempo que has empleado en escribir acerca de este curso. La verdad es que explicas muy bien su dinámica de funcionamiento. Ya estoy apuntado para el siguiente y por lo que he leído aquí creo que me va a gustar. Sigue así.

    Un saludo.

    • Muchísimas gracias, Ismael. Es un curso espectacular, muy recomendado, no dudes volver en su momento si te acuerdas y dejar tus comentarios.