La estrategia de Apple post-Jobs

Ahora que el polvo se ha asentado y podemos ver con un poco de perspectiva los nuevos anuncios de Apple, creo que es el momento de intentar sacar algunas conclusiones sobre la estrategia de Apple con los iPhone 5S y 5C, así como iOS 7, una vez fallecido Steve Jobs.

iPhone 5S y 5C

steve-jobs-estrategia-appleLos nuevos protagonistas, el nuevo iPhone (lo esperado) y un iPhone más barato (que no barato como decían algunos rumores).

Hasta el momento Apple sólo ha concentrado sus esfuerzos en un modelo de iPhone: el más reciente y tope de gama. De hecho podría decirse que en los últimos años se había formado un patrón: lo años pares transformaba el exterior (pantalla retina del iPhone 4, crecimiento en el iPhone 5) y los impares renovaba la arquitectura interior (iPhone 4S y iPhone 5S).

El iPhone 5S es exactamente la clase de producto que se puede esperar de un año impar de de Apple: el exterior prácticamente inalterado, pero con un gran cambio interior. Sus dos aspectos clave son los siguientes:

  • El sensor de huellas dactilares, del que se ha dicho mucho y generalmente poco acertado. Se trata de una opción cómoda y eficaz de proteger la información contenida el móvil apta para la mayoría de casos de uso habituales. Me parece ideal para los que no usan clave alguna y una opción más cómoda para los que utilizamos una clave sencilla de 4 dígitos. Los que se tomen su confidencialidad más en serio sabrán que su mejor opción es seguir utilizando una clave compleja (o, si algún día Apple lo implementa, una autenticación de 2 factores como por ejemplo clave+huella).
  • La arquitectura de 64 bit. Un salto difícil de valorar por el usuario final, pero con implicaciones importantes. La más interesante, y con impacto inmediato, es la mejora en las prestaciones que supone un bus de datos de 64 bit y el juego de instrucciones ARMv8 (más eficiente que ARMv7, que era ubicuo hasta ahora). De cara al futuro, este cambio permitirá alcanzar y superar los 4GB de RAM (tardaremos unos años en llegar a ese punto) y facilitará la vida a los desarrolladores (la migración a 64 bit ha comenzado y para cuando exista un iPhone con 4GB de RAM todas las aplicaciones serán nativas 64 bit y seguramente no queden iPhone con arquitectura de 32 bit en el mercado).
  • Un diseño equilibrado y eficiente que sigue la línea de años anteriores: software optimizado, CPU suficiente y GPU de bandera, a los que se une el chip M7 de bajo consumo dedicado en exclusiva a monitorizar los sensores.

Hay mucha más información en la review de Ars Technica (la recomiendo). En definitiva, Apple continua con su estrategia de mantener la imagen, feeling y precio de un dispositivo de lujo en el exterior mientras que innova y logra una gran eficiencia en el interior. No es casualidad, esta estrategia les genera un margen de beneficios inmenso. Muchos opinan que Apple no es una compañía innovadora, y todo es cuestión de perspectiva pero yo, como ingeniero, aprecio el mérito de unos ingenieros que año tras año exceden todas las expectativas con la clara prioridad de buscar la eficiencia antes que la potencia bruta.

Sin embargo, el verdadero rey de la fiesta este año es el iPhone 5C. Es relevante no por su tecnología, que es exactamente la del iPhone 5 del año pasado excepto por dos detalles, sino porque demuestra nuevamente que Apple tiene un departamento de marketing brillante. Hasta hace poco se mantenían tres generaciones de iPhone en el mercado:

  • iPhone 5: El buque insignia, para los que quieren lo último y están dispuestos a pagarlo.
  • iPhone 4S: Para los que quieren un iPhone reciente pero no puntero, ahorrando en el proceso.
  • iPhone 4: Para los los que quieren un iPhone de primera mano lo más barato posible, sacrificando las prestaciones.

Apple no tenía la necesidad de alterar esta estructura: les bastaba con realizar un diseño al año (que atraía al público más pudiente) y seguir comercializando los anteriores (que atraían al público general, más sensible al precio, pero que valoraba tanto la marca como para adquirir terminales de años anteriores a precios elevados). Estos modelos anteriores eran, además, muy rentables porque sus procesos de fabricación y tecnologías estaban muy maduros. ¿Necesitan más información? Por supuesto, mi recomendación es la review de Ars Tecnica.

Esta situación llevó a muchos a especular con un iPhone barato para aprovechar la demanda, pero eso chocaba contra la esencia de una marca premium (Rolex no hace relojes baratos, Ferrari no hace coches baratos, Apple no hace iPhone baratos). La solución ha sido el iPhone 5C, dándole una interesante vuelta de tuerca al catálogo:

  • iPhone 5S: El buque insignia, para los que quieren lo último y están dispuestos a pagarlo. Se refuerza la imagen sobria y elegante.
  • iPhone 5C: Un restyling del iPhone 5, pero más barato de fabricar y dirigido a un perfil más joven, un acabado en plástico en varios colores.
  • iPhone 4S: Para los los que quieren un iPhone de primera mano lo más barato posible, sacrificando las prestaciones.

Este cambio es mucho más profundo de lo que parece: en primer lugar aunque el iPhone 5C sea tecnología del año anterior, al ser un diseño nuevo la percepción es totalmente diferente (ya no se está comprando el móvil del año pasado). Además, se segmenta nítidamente a los usuarios: los que busquen la sobriedad han de dar del salto al 5S (o quedarse con el obsoleto 4S), los que busquen la imagen juvenil tienen en el 5C una opción potente, renovada y muy cool.

Todavía es pronto para saber cómo ha resultado la jugada, por el momento Apple ya anuncia haber batido sus propios records. Descartada la debacle, probablemente estemos ante un escenario ganar/ganar para Apple: si el iPhone 5S es el que más vende fabuloso, es el producto más caro y que más prestigio y fortaleza da a Apple; si por el contrario el 5C triunfa y canibaliza las ventas del 5S no está nada mal tampoco, tiene un margen de beneficios muy superior.

En cualquier caso, parece razonable que esta tendencia se mantenga. No me extrañaría que Apple cambiase la nomenclatura actual que no ayuda a nadie (3G, 3GS, 4, 4S, 5, 5C, 5S…) por otra homogénea, sin numeración, en la que todos los años se lancen dos iPhone: un modelo S (modelo nuevo, tope de gama, sobrio) y un modelo C (modelo anterior, renovado, juvenil). Perder el número es algo que termina pasando siempre cuando ya se llevan unas cuantas generaciones, de hecho el iPhone es el único que mantiene un número (iMac, MacBook, iPod, iPad… todos se renuevan anualmente y han prescindido del «apellido»).

iOS 7

El nuevo sistema operativo de los i-devices ya es ampliamente conocido por todos, pero si aún así quieren profundizar mucho más no puedo sino recomendarles la inevitable review de Ars Technica (no me pagan por esto, sencillamente es que trabajan muy bien y su cobertura de Apple es estelar).

Sobre las implicaciones del mismo, parece que Apple tomó buena nota de las quejas que se acumulaban sobre una UI que se mantenía inmutable desde 2007. Yo soy fan no arreglar lo que no está roto, pero entiendo que muchos ya estuviesen aburridos y que para Apple sea importante renovar la imagen de su buque insignia. Debatir sobre cambios estéticos no suele ser productivo, a muchos les encanta la nueva estética y a otros les repulsa… lógico. Si tenemos en cuenta que una UI es como una banda sonora de película entonces iOS7 debe funcionar bastante bien, ya me he acostumbrado y no me entero de que esté ahí.

Más allá de la estética, iOS7 trae multitud de cambios de todo tipo, de todos ellos mi selección de los más relevantes es la siguiente:

Lo bueno 

  • El Centro de control, muy práctico y bien resuelto.
  • Las nuevas bandejas de entrada de Mail.
  • El modo de compatibilidad de apps para iPhone en el iPad.
  • Actualización automática de aplicaciones.
  • Apuesta por el MPTCP (esto es innovar).

Lo regular

  • La ausencia de botones, no creo que sea un cambio a mejor.
  • Las nuevas carpetas muestran menos elementos a la vez.
  • El calendario actualizado tampoco me convence.
  • Que finalmente no se implementase el Acceso a Llaveros.

Lo malo

  • El consumo de batería se ha disparado en muchos casos, no es normal.
  • La configuración por defecto no es óptima, al menos no para mi.
  • Sobran efectos gráficos, muchos están por estar.

Finalmente, unos trucos si la nueva interfaz te está dando problemas, todas ellas en Ajustes > General > Accesibilidad (las dos últimas son especialmente útiles si tienes un dispositivo antiguo, quitan carga a la GPU y ayudan a que todo vaya más fluido):

  • «Texto en negrita». Ideal si la nueva tipografía (Helvetica Neue Ultra Light) te resulta difícil de leer por ser muy fina (especialmente en iPad sin pantalla retina).
  • «Aumentar contraste». Elimina el efecto traslúcido y ajusta el color de la tipografía para que contraste mejor con los fondos.
  • «Reducir movimiento». Elimina el efecto paralaje del fondo (que marea a muchos) y hace más sutiles las animaciones.

Veredicto

Me da la sensación que la situación económica y el prestigio de Apple a corto o medio plazo no están amenazados. La reciente renovación de la línea Mac, estos nuevos iPhone,  etc. le darán vida como mínimo durante un lustro.

La clave de que siga manteniendo su situación puntera es que no se duerman en los laureles. Desde el retorno de Steve Jobs, Apple se caracterizó por irrumpir en un nuevo mercado y transformarlo cada pocos años: iPod, iPhone, iPad… es este empuje brutal el que le ha permitido alzarse con la posición de marca más valiosa del mundo. O son capaces de continuar con este empuje, o la competencia necesariamente podrá con ellos en unos años (ninguna marca premium domina un mercado eternamente).

Por ello resulta preocupante que Apple esté dando señales de no ser infalible. En teoría es la empresa que entiende lo de menos es más, la empresa que hace que las cosas simplemente funcionen… y esta vez se han colado con varias cosas.

  • iOS7 repite fallos de lanzamientos pasados (bugs en la pantalla de espera o un consumo de batería fuera de control) y peca de poner lo visual por encima de la utilidad (animaciones excesivamente largas).
  • Lo de las fundas protectoras agujereadas del iPhone 5C. Como idea de marketing es fabulosa, pero esos agujeros tapando la serigrafía… eso con Steve no hubiese pasado. Hubiesen rodado cabezas antes de que se lanzase una pieza de plástico que tapase su marca más valiosa, además dejando a la vista una partícula negativa (*non*).

Tampoco es necesario ser alarmistas, Apple se ha pasado de frenada muchas veces, e incluso con un Steve Jobs pletórico de energía. Es una empresa gigantesca y todo no siempre sale bien, pero les conviene volver a afinar la puntería. Parecen tonterías, pero una marca como Apple tiene esta clase de detalles en la base de su modelo de negocio. Nadie pagaría el doble por un iPhone que por un Android equivalente si no fuese por las cuatro pijadas que los diferencian (la UI más pulida, el ecosistema más controlado, la carcasa bien acabada…). Si se descuidan esas pijadas en pocos años verán a tus clientes diciendo no les voy a pagar el doble si ya no me hacen sentir especial.

About the Author

Fernando Manero

Consultor freelance especializado en estrategia y tecnología.

  1. «Apple está acabada», «Ese iPhone es más de lo mismo», «A dónde van con esos precios» dicen en la blogosfera, los medios de comunicación y los supuestos entendidos de tecnología.

    Pues perdónenme por llevarles la contraria. Apple no ha hecho más que empezar con el iPhone, a la vista de los pocos indicios que nos muestra cada vez que presenta un modelo. Es muy importante no perderse en el dispositivo en sí sino analizar también su papel en el ecosistema de Apple.

    La tecnología es un negocio y hay que analizarla incluyendo ese punto de vista que muy bien has expuesto aquí. Gracias por aportar un poco de cordura a la tiranía de las especificaciones y el «ande o no ande, caballo grande».

    Un saludo!

  2. Gracias por tu aportación, Eduardo.

    Yo estoy convencido de que gran parte de ese odio hacia Apple es totalmente interesado, la polémica genera tráfico y si es sobre un grande mejor que mejor. Habrá que seguir trabajando para ofrecer visiones que, sin perder el toque subjetivo de cada uno, intenten reflejar la realidad de la forma certera.

    ¡Un saludo!

    • El odio a Apple es un tema muy interesado del que hablé hace varios días en mi blog contando precisamente eso, espero que te guste: http://elespectadordigital.com/odio-a-apple-un-negocio/

      A los medios de comunicación les encanta encumbrar a una empresa para derribarla y luego darle una paliza. Pageviews, publicidad y dinero, todo es de forma interesada.

      Los comentarios no tienen desperdicio 😉

      Un abrazo!